Declaraciones exclusivas de una de esas tipicas viejas de barrio:

“Fue ahi, que entre toda esa muchedumbre, lo distinguí al verdulero de mi esquina, ese tipo que cada dos por tres me encajaba un tomate podrido, una lechuga seca, o un camote embarazado. Aprovechando el barullo, tuve oportunidad de gritarle un fuerte y contundente (Aunque melodico) GUACHO HIJO DE PUTA, metete la zanahoria en el ORTO, GORDO PELADO!, PARECES UN CHANCHO EN 2 PATAS. Mandale saludos a la noni, besos”

______________________________________

Anuncios